Ácido Ascórbico (Vitamina C) y Bioflavonoides

INTRODUCCIÓN

Los Bioflavonoides protegen al Ácido Ascórbico (Vitamina C) contra la natural degradación y oxidación causadas por la humedad, el aire y la luz. En los extractos de cítricos se puede encontrar gran riqueza de Bioflavonoides, tanto en variedad como en cantidad, asociados de forma natural a la Vitamina C. favoreciendo así su estabilidad y biodisponibilidad.

El Ácido Ascórbico asociado a Bioflavonoides trabaja mejor en procesos REDOX (Reducción y Oxidación) en el organismo animal, convirtiéndose, a través de una reacción reversible por la liberación de un Hidrógeno, en Acido Dehidroascórbico, el cual es capaz de oxidar (deshidrogenar) otros productos metabólicos por su acción captadora de iones Hidrógeno.

Recientes investigaciones han confirmado que el Acido Ascórbico participa en reacciones de hidroxilación controladas enzimaticamente del metabolismo microsomático de las células, bajo la forma de Acido Semi-Dehidroascórbico, ejerciendo así diversas funciones fisiológicas.

El alto poder reductor del Acido Ascórbico le proporciona su carácter como estabilizador de sustancias potencialmente oxidables (p.ej.: adrenalina). Existen importantes relaciones metabólicas entre la Vitamina C y otras vitaminas y enzimas, manifestándose en diferentes acciones (sinergismos o inhibiciones). La actividad antiinfecciosa, basada principalmente en la capacidad de inhibición de toxinas, está posiblemente conectada con estas reacciones.

Debido a su poderosa acción reductora, el Acido Ascórbico es capaz de destruir los nitritos, oxido nítrico y otros compuestos nitrogenados que se encuentran en materias primas, agua de bebida, piensos y atmósfera, pudiendo así restringir, endógena y exógenamente, la formación de las muy carcinogénicas nitrosaminas.

Los Bioflavonoides son potentísimos antioxidantes y captadores de radicales libres. Así son citoprotectores en situaciones donde sustancias oxidantes o radicales libres resultan dañinos para las células. La acción antioxidante de los Bioflavonoides es cinco veces superior que la del Acido Ascórbico y los Tocoferoles (Vitamina E).

Los Bioflavonoides inhiben in vitro la oxidación de las Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) por los macrófagos y reduce la citotoxicidad de la LDL oxidada.

Los Bioflavonoides inhiben la carcinogénesis química en roedores y el crecimiento tumoral en la piel de ratones. Captan los radicales libres implicados en el daño celular y el consiguiente desarrollo tumoral.

Los Bioflavonoides presentan una marcada actividad antifúngica frente a Candida albicans y han sido utilizados en el tratamiento de infecciones por Virus Influenza en ratones. Como constituyentes del grupo de la Vitamina P, son comúnmente usados en medicina humana para disminuir la fragilidad de los capilares sanguíneos y restaurar su normal permeabilidad. Así mismo, los Bioflavonoides poseen demostrada actividad analgésica, diurética y antibiótica.

Los Bioflavonoides, en combinación con derivados de la Vitamina C, muestran efectos sinérgicos como conservadores de aromas en alimentos y bebidas.

En el complejo BIOCITRO están presentes, principalmente, los siguientes tipos de Bioflavonoides: Naringina, Hesperidina, Quercetina y Rutina.